Identificación y valoración de impactos:

MATRIZ DE IMPACTOS.

Identificación de impactos:

Se procederá a la identificación y evaluación de los factores ambientales o elementos del entorno potencialmente alterables por la realización del proyecto, así como de aquellos elementos de éste que den lugar a dichas alteraciones.

Se considerarán las incidencias que puedan originarse tanto en la fase de ejecución como en la de explotación del proyecto y la eventual fase de abandono.

Para proceder a la detección de los impactos se utiliza una matriz de doble entrada, en la que las filas corresponden a componentes del medio, o factores con posible alteración, y las columnas a componentes del proyecto, o elementos con posibilidad de dar lugar a impacto.

El sistema de matriz causa-efecto, permite superponer el conjunto de las actuaciones previstas sobre el conjunto de los factores medioambientales en el área sobre la que se prevé actuar. En aquellos puntos en los que se produce una interacción entre el proyecto y el medio, se considera un impacto, señalándose en la matriz.

La notación empleada, ofrece una primera valoración cualitativa del carácter de las interacciones, aunque no de su magnitud, tema que se abordará posteriormente. La simbología empleada y su significación es la que sigue:

  • PT= impacto positivo de carácter temporal.
  • PP=impacto positivo de carácter permanente.
  • NT=impacto negativo de carácter temporal.
  • NP=impacto negativo de carácter permanente.

Por "positivo" se entiende aquel impacto que favorece o mejora las condiciones medioambientales del el entorno, siendo "negativo" aquél que las deteriora o empeora.

Se considera "temporal" aquel impacto cuya duración en el curso del tiempo tiene una relación directa con la ejecución material de las obras, o con un plazo de tiempo reducido y definible; y "permanente", el impacto que persistirá durante el periodo de mantenimiento y explotación de las instalaciones.

Las casillas en blanco indican que no existe interacción entre los componentes del medio y del proyecto considerado, o bien que ésta es tan pequeña que no resulta relevante, o no es posible su detección y evaluación. Tal sería el caso, a modo de ejemplo, de ciertos posibles impactos negativos relacionados con la ejecución material de las obras, como un incremento en su poder erosivo.

Para la mejor identificación de impactos, se han establecido tres líneas diferentes correspondientes a las tres fases temporales que conlleva todo proyecto, siendo éstas las siguientes:

  • Construcción, fragmentada a su vez en tres acciones:
    • Movimiento de tierras y desbroce
    • Sala de turbinas
    • Restauración integral
  • Explotación, con dos acciones:
    • Regulación de los caudales
    • Central hidroeléctrica
  • Abandono, con una sola acción:
    • Presencia de la central (edificio)

Tras el establecimiento de las matrices, una para la ejecución, otra para la explotación y la última para el abandono, se analizan los impactos detectados, procediendo a una evaluación estimativa de su magnitud, convenientemente justificada.

A.Ejecución de las obras.

B.Explotación de la central hidroeléctrica.

C.Abandono de la central hidroeléctrica.

En las evaluaciones de los impactos que se presentan a continuación, distinguiendo las fases de ejecución, explotación y abandono se describen los posibles impactos detectados, así como las medidas sugeridas para su atenuación o anulación, finalizando cada apartado con una valoración semicuantitativa:

Impactos en la fase de construcción.

Impactos en la fase de explotación.

Impactos en la fase de abandono.